CONVENTO DE RELIGIOSAS CAPUCHINAS

Convento fundado por D. Pedro Pacheco, primer Marqués de Castrofuerte y hermano de Luis Carrillo de Toledo, primer Conde de Pinto, como promesa a su primera esposa. 

El edificio se construyó entre 1639 y 1703 en terrenos en los que en el siglo XV estuvo ubicado un Convento de Monjas Bernardas. Las obras corrieron a cargo de Juan Cabello. 

El convento es de reciente configuración. Del siglo XVII se conserva la Iglesia que está catalogada como Bien de Interés Patrimonial. Se trata de un edificio sobrio, sin apenas vanos ni elementos decorativos, a excepción de la alternancia de mampostería y ladrillo en los muros y el atrio exterior en la cara este.

Interiormente tiene planta de cruz latina y está cubierto con bóveda de cañón con lunetos. Los muros se articulan por medio de pilastras toscanas y arcos de medio punto. Se observan en el interior las rejas de clausura en el presbiterio para que la comunidad de Capuchinas asista a las ceremonias religiosas, y un coro alto a los pies. El conjunto está coronado con una cúpula que no se advierte desde el exterior. En el presbiterio se conserva un retablo barroco del siglo XVIII y también una imagen de Ntra Sra de la Asunción, patrona de Pinto, a la que se pasea en procesión en las fiestas patronales que se celebran en el mes de agosto. 

 

INFORMACIÓN

Visitas guiadas a cargo del Seminario de Historia Local

LECTURA FÁCIL

Convento de religiosas Capuchinas, siglo 17

 

Este convento fue construido entre los siglos 17 y 18,

hace más de 300 años.

 

La iglesia del convento es del siglo 17.

Por fuera es muy sencilla, casi no tiene adornos.

Por dentro la iglesia tiene forma de cruz

y el techo tiene bóvedas de cañón.

La bóveda de cañón es un techo

con forma de curva y alargado

que une dos paredes o dos filas de columnas.

 

Las rejas de clausura son

una importante obra de arte de esta iglesia.

Sirven para que las monjas del convento puedan oír misa.

 

También es muy importante

la imagen de Nuestra señora de la Asunción,

que es la patrona de Pinto

y su fiesta se celebra en el mes de agosto.